Open top menu

Dos minutos de lucidez

Szymanowski saluda al acabar el partido. Foto: Apo Caballero

Szymanowski saluda al acabar el partido. Foto: Apo Caballero

Como quien sopla el polvo de la encimera. Como quién silba una canción de buena mañana. Con esa facilidad se desprendió el Leganés de su infinita racha de empates. Dos minutos de lucidez, un Guillermo certero y un Szymanowski colosal orquestaron un ‘pin pan pun’ que mandó al Alcorcón a la lona antes del descanso. Ni el pichichi de Segunda David Rodríguez, ni la capacidad alfarera en el centro del campo sirvieron para aplacar el ímpetu del Lega. Dos calmantes seguidos y dominio del juego. Los de Muñiz languidecieron en ese primer asalto.

El golazo de Alexander provocó un escenario más que conocido para el Leganés. Así se puso con el Girona (terminó empatando) y 2-1 con el Albacete (ganó de milagro), por eso no podía repetirse en el derbi ante un rival cuyas derrotas habían escocido tanto sólo unos meses atrás. Por eso y porque… ¡qué carajo!, porque ya tocaba ganar un partido. No me hagan sacar la lista.

Valladolid, Elche o Girona, en cualquiera de esos tres encuentros, el Leganés mereció más de lo que dictó el marcador. El sábado entraron todas, o casi, porque a Borja Lázaro le anularon el cuarto cuando estaba en posición legal. Ha entrado la pelotita y se ha jugado menos bien que otras veces. Un detalle, una decisión, eso es lo que decide los partidos en Segunda. A veces valen hasta dos minutos de lucidez.

1 Respuesta a los comentarios

  1. Avatar
    Noviembre 19, 2015

    Szymanowski es muy bueno y Gritano debría aprovecharlo mucho más. Buena crónica en pocas palabras,

    Responder

Leave a comment