Open top menu

ENTREVISTA | Carlos de Lerma: “Siempre quise jugar en el fútbol profesional con el Leganés”

Ese niño, que con diez años, se enfundó por primera vez la elástica blanquiazul, tenía un sueño: jugar en el filial del Leganés. Pasando por todos los equipos de la cantera pepinera, donde era pieza clave, hizo su sueño realidad hace cerca de once años, pero a lo grande, con el primer equipo. Vaya, que aquel pequeño De Lerma se quedó corto. Y ojo, quería más. No rehúye al reconocer: “tengo una espinita clavada de mi segunda etapa aquí”.

De Lerma Entrevista

La conversación con el protagonista de hoy es una charla con quien siente los colores como uno más de nosotros. Con quien alguna vez, también se ha montado en la máquina de los sueños y ha jugado a pensar que si ascendía con el equipo de su infancia le harían un busto en la fuentehonda. Tú también lo has hecho, ¿a qué sí? Y es que Carlos de Lerma, es un vecino más. Un vecino, que se conoce bien la plaza de España, la plaza Mayor o la calle Juan Muñoz. Un vecino para el que ser futbolista del equipo de esta ciudad era “lo más”.

Aquel inmaduro con ganas de comerse el mundo, como él mismo se define, se calzó las botas con el primer equipo entre los consejos de los Melgar, Lardín o Arribas. Por enmedio, se encontraba un míster que anhelaba los cambios de orientación del joven pepinero cuando éste se encontraba lesionado. “Por fin, por fin vuelvo a ver cambios de orientación”. Quique Estebaranz sabía de las virtudes del joven centrocampista pepinero. “Me marcó que me hiciera sentir tan importante”.

“Quique Estebaranz me marcó mucho. También Luis Ángel Duque. Gracias a él debuté con el primer equipo”

“JUGÁBAMOS COMO LOS ÁNGELES, PERO NO LE GANÁBAMOS A NADIE”.

De aquella etapa, está claro que el joven De Lerma, pudo irse más que satisfecho. Un periplo que le llevó al filial del Levante, Ceuta y Albacete, para retornar en su segunda oportunidad al equipo pepinero. “Cuando llegué aquí pensaba que nunca más iba a salir. Fiché por el proyecto deportivo. Aquí iba a cobrar la mitad que en otro sitio, pero me centré en ascender al equipo, en mi casa, con mi gente”. Episodio que De Lerma recuerda con un sabor amargo. “Las cosas en lo deportivo no salieron bien”

Dos pepineros de adopción en la nave, fantaseaban a comienzos de temporada con las posibilidades de éxito de aquella plantilla. Víctor y Carlos coincidían en algo más que haber sido acogidos por esta ciudad. “Los dos hablábamos que teníamos todo para lograr la meta. Y en mi caso, conseguir el sueño de jugar con el Leganés en segunda división”. A día de hoy, Carlos, aún le sigue dando vueltas a lo que pudo suceder. “Igual nos conformábamos con jugar bien, pero no competíamos” De Lerma se tuvo que conformar aquel año con un gol frente al Toledo, muy lejos del ansiado ascenso, “había que ganar los cuatro partidos que quedaban para evitar el descenso. Fue mi mejor momento aquella temporada”

“Igual nos conformábamos con jugar bien, pero no competíamos”

“EL NÀSTIC, PACIENCIA. EL LEGANÉS, TRABAJO Y HUMILDAD”.

Tras aquel año en el que las cosas no salieron como se esperaban, De Lerma recala en las filas del Nàstic de Tarragona. “Es un equipo que no tuvo paciencia en aquellos años. Tenían un muy buen estadio, muy buen presupuesto para la segunda b y se pensaba que todo iba a salir bien” Para el centrocampista la paciencia, esa cualidad del ser humano para soportar un contratiempo y conseguir algún bien, es imprescindible en el mundo del fútbol. “Ahora están haciendo las cosas bien porque han confiado en un proyecto comandado por Vicente Moreno, más allá de los resultados. Y ahí están, luchando por ascender a primera división. Era impensable el año pasado”

Del Leganés destaca la humildad y las ganas de trabajar y desde la distancia, es un fan más de las campañas con las que el club es tan conocido a nivel nacional. “Váis a decir que es mi amigo, que lo es, pero la labor de Dani Abanda en construir la marca Leganés, tiene mucho peso” Palabra de un pepinero, que este domingo va con su equipo, aunque no menosprecia al rival. “El Nàstic es un equipo sólido y con gente peligrosa arriba, pero apuesto por el orden del Lega. Ganará el Leganés, por la mínima. “Apuesto por un 1-0”

Ahora, es un aficionado más que celebra el ascenso de su equipo a segunda división y que disfruta en Butarque de esos partidos en la categoría de plata. Carlos de Lerma, aquel niño que soñaba con jugar con el equipo de su ciudad y no en el Real Madrid o el Barcelona, es hoy un futbolista maduro que sabe agradecer a quienes crearon sus valores en este deporte. “Aunque mi desarrollo profesional ha estado fuera del club, mi vida deportiva siempre va a ir ligada al Leganés”

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment