Open top menu

¿Y si nos equivocamos?

24279277170_62937879bf_b

Empiezo a escribir estas líneas a las doce de la mañana del domingo, coincidiendo con la noticia, la oficial, de la llegada del canario Asdrúbal al Leganés. Ahora, todavía, somos terceros. Quizá Osasuna nos haga bajar un peldaño en esta escalera de la ilusión, por eso quiero aprovechar este bendito momento y saborear este escrito viendo un “3” al lado del escudo pepinero. Que algo parecido no ocurre desde la 95/96.

Con otra primera parte superlativa el Lega se llevó los tres puntos contra el Almería. De esas en las que, últimamente, se empieza ganando pronto.  Llagostera y Mirandés ya sufrieron el ‘despertar pepinero’, una fórmula que destroza la moral del rival y tira por la borda cualquier última indicación en el vestuario. Sin ir más lejos, el Almería barrió la nuestra con su gol en la segunda parte. La cosa se apretó, y celebramos el pitido final como un gol más, porque cualquiera se fía de Chuli.

37 puntos para ponerse terceros de forma provisional hacen sonreír a cualquiera, pero Asier Garitano se contiene. El sábado, por primera vez, fue tajante, rotundo y persistente a la hora de no querer hablar de los próximos partidos. Como es obvio, el de Vergara piensa en singular. Con sorna, decía que “sólo existe Córdoba”. El partido a partido es ya una ‘ley universal’ en las conferencias públicas en el mundo del fútbol. Pocos se salen del guión, pero es inevitable comparar la insistencia de Asier en la noche del sábado, con la posición en la tabla. Es el papel de un entrenador cuyo equipo está haciendo y puede hacer cosas importantes esta temporada. Sabemos de sobra que el objetivo es llegar a los 45 ó 50 puntos lo antes posible, pero nos estamos haciendo tan amigos de los playoffs que, dispuestos a equivocarnos de objetivo, hagámoslo bien y pensemos en ascenso directo seguir así. Ya saben, errar es humano.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment