Open top menu

Quien mucho se espera, se decepciona

Captura

L

a sensación de quién se hace con una entrada de una película de estreno con semanas de antelación y no deja de pensar durante todas esos días previos en lo mucho que va a poder disfrutar, es la misma con la que muchos de esos 1500 pepineros esperaban el partido de Santo Domingo. Pero si la película no termina siendo tan buena como esperas es cuando empiezan a surgir opiniones de todos los colores. Por un lado, los más tajantes de los que en su gran mayoría son recién llegados (¡bienvenidos!) y por otro lado los que abanderan el “sé de dónde venimos y hacia dónde vamos”. Tan lejos pero a la vez tan cerca, porque ambos discursos quieren lo mismo.

Sin centrarnos demasiado en el resultado -ya por todos conocido- ni en la maldita estrella del sistema solar, el Alcorcón derrotó a un Leganés que estuvo incómodo desde el inicio. Los alfareros taparon a conciencia las bandas pepineras y ni Omar Ramos ni Szymanowski lograron sacar los destellos a los que nos tienen acostumbrados. Además, los balones divididos y las segundas jugadas, una de las facetas importantes de este Lega, parecía que siempre caían del lado amarillo. Ahí también nos ganaron. Se intentó enmendar intercambiando las posiciones de Gabriel y Ruiz de Galarreta, pero no era el día. Guste o no, el equipo de Muñiz eligió el cable correcto para desactivar la bomba del ataque pepinero.

A pesar de la derrota, los blanquiazules vuelven a mantener el liderato una fecha más. Ante este escenario, nos volvemos a encontrar ante el enfrentamiento de dos posturas. Quien se haya alistado al batallón pepinero desde la posición de equipo líder esperará todas las jornadas a un equipo autoritario y que arrase ante cualquier rival. Ha quedado demostrado que nadie gana fácil –decepción-. Por el contrario, habrá otra parte de la afición que disfrutará cada partido que juegue su ‘Lega’ porque son conocedores de que posiblemente estén viviendo el mejor momento de su historia –sorpresa e ilusión-.

Dicen que quien mucho espera, se decepciona y que quien nada espera, se sorprende. No es cuestión de no esperar nada, no seré yo quién diga eso, pero este Lega que hoy es líder, ha pasado durante su historia momentos de decepción, momentos institucionales muy complicados y ha llegado a jugar en categorías que nada tienen que ver con la elegancia del fútbol profesional. Quién haya vivido y sufrido esos instantes, seguramente hoy esté disfrutando cada momento, a pesar de las derrotas, porque sabe “de dónde venimos”. Quizás esté ahí la diferencia, quizás…

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment