Open top menu

Un mago de botas rojas

CgwN932WsAEQ-3Z

I

ré al grano, por si el titular y la foto generan dudas. Omar Ramos es un escándalo. Un asombro constante. Un ilusionista de la pelota. Un ‘Messi’ blanquiazul. Un grito de placer. Tengo especial debilidad por los jugones -¿quién no, eh?-, por los que buscan la eficacia en la filigrana y por los que llevan las botas rojas. El tinerfeño cumple con todas, y ayer volvió a demostrar que tiene lo que en el fútbol se conoce como magia, algo que no significa otra cosa que una calidad superior a la media. Fácil de escribir, pero muy difícil de tener.

En este Lega hay muchos magos, no piensen que Omar es el único. Pero hoy toca hablar de él, porque su zapatazo desde cuarenta metros en Córdoba no fue inintencionado, ni su centro a la escuadra en Copa fue suerte, ni sus zig-zags en las bandas de Butarque rompen caderas por accidente. Ayer volvió a dejar en evidencia a la defensa rival con una jugada en la que, atención: “me lié” -dijo en zona mixta-; para después asistir a Rubén Peña -otro cojo-, y maravillar a una grada que sabe reconocer con ovaciones a los del gremio de la varita: fue el ‘man of the match’. Una grada que también supo ver, supongo, que la segunda parte no fue buena. La suerte, aquí sí, quiere hacernos campeón -¿o cómo es el dicho?-, y no dejó que el penalti de Andy entrara tras el 2-0. El viento sopló a favor después de que nos deslumbrara tanto amarillo.

Su gol, su asistencia, y ‘Soluciones Peña’ valieron para devolver la alegría en una semana precavida. La cautela y la ilusión van de la mano en un tramo final de temporada en la que, no obstante, ni la prudencia excesiva ni el júbilo más ambicioso son amigos. El partido a partido es el camino. Y andar por él con Omar en el campo hace que mi fe por ganar cualquier batalla de las siete que nos quedan sea absoluta. Y me equivoco, porque el Leganés es quien es y está donde está por veinticinco tíos, no por uno. Pero ya les avisé mi debilidad por los que calzan botas rojas.

2 Respuesta a los comentarios

  1. Avatar
    Abril 24, 2016

    Buen artículo, Jaime. Creo que este chico ha sido desde el principio de lo mejor que tiene el equipo. Su banda siempre genera juego y mucho peligro al rival. Lamentablemente, como pueblo soberano que somos, se oyeron jornadas atrás pitos hacia él, porque según esa opinión es un “chupón”. La mía es que jugadores así crean espectáculo y hacen levantarse del asiento al espectador. Por mucho tiempo más, ¡Omar Ramos!

    Responder

Leave a comment