Open top menu

Guerrero de primera para el Leganés

Miguel Ángel Guerrero (Borox, 12 de julio de 1990) se convierte en la segunda incorporación de esta temporada tras el brasileño Gabriel. El ex delantero del Sporting llega gratis y firma dos años con opción a uno más.

Se crió en la Escuela de Fútbol Atlético Casarrubuelos junto con un portero que ya empezaba a despuntar por aquel entonces llamado David De Gea. Después de cuatro años juntos ambos dividieron sus caminos, el guardameta firmó por el Atlético y nuestro protagonista decidió hacerlo por el Real Madrid. Tras su paso por La Fábrica se marchó al Getafe y de ahí al Toledo. Con el equipo de su provincia se hinchó a marcar goles y volvió a llamar la atención de los cazatalentos. Un partido amistoso y un par de cesiones sirvieron a los toledanos para que volviera a la capital en las filas del Rayo Vallecano.

Acabada su época juvenil pasaría al Albacete “B”, donde al poco de llegar ya debutaría con el primer equipo en Segunda División de la mano de Julián Rubio, en un partido ante el Recreativo de Huelva. El Girona, una jornada después, le daría su segunda y última oportunidad con los manchegos, pero esta vez partiendo desde el once inicial. Terminaría la temporada en quinta posición con el filial, registro que mejorarían el siguiente año al acabar segundos y disputar el playoff de ascenso. Sin embargo la Arandina del ex pepinero Landáburu frustraría los sueños de un equipo en el que también se encontraba Ramón Blázquez, lateral derecho con pasado leganense.

A pesar de tener contrato con los albaceteños, el Sporting de Gijón puso sus ojos sobre él y lo incorporó a la Escuela de fútbol de Mareo para que jugase en el filial en verano de 2011. Allí volvió a destapar su olfato goleador y sus registros se elevaron hasta los 13 tantos, incluidos dos ante su nuevo equipo en el partido de vuelta disputado en tierras asturianas. La campaña siguiente aumentó sus números hasta las 16 dianas, incluido un hat-trick al Real Madrid “C” y cuatro tantos al Real Oviedo de Dani Barrio y Mantovani. Sus goles le valieron para alternar tanto el filial como el primer equipo, con los anotó dos goles más dicha campaña.

Comenzaba la 12/13 ya como jugador a todos los efectos del Sporting de Gijón, dando por cerrada su época de formación en el filial, sin embargo Lekić y Šćepović y la poca confianza de Sandoval le cerraron las puertas y cortaron su idilio con el gol. Solo pudo anotar un tanto en doce partidos. A pesar de tener ofertas para salir, el toledano decidió quedarse y apostar por el futuro. No le salió mal y la crisis económica del conjunto gijonés le quitó de un plumazo la competencia y Abelardo le devolvió la confianza perdida. Fue el máximo goleador del equipo con once dianas, una en el Molinón ante los pepineros, y ayudó a los del Principado con el ansiado ascenso de categoría.

El año pasado debutaría en Primera en la jornada inaugural ante el Real Madrid. A esa participación sumó otras 24 en las que anotó dos goles. Empezó la campaña como titular pero poco a poco el paraguayo Sanabria y una lesión lo fueron apartando del once. El club gijonés ha decidido no ofrecer la renovación al toledano y quedará libre el día 30 de junio, fecha de su presentación con el C.D. Leganés. La carta de presentación con la que llega Guerrero a la localidad madrileña: lucha, movimientos de ruptura, técnica, calidad y, sobre todo, gol. Maneja bien ambas piernas siendo la diestra su mejor arma. Domina el juego aéreo y los lanzamientos de libre directo. Un jugador que hace honor a su apellido, un guerrero del fútbol para el conjunto pepinero.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment