Open top menu

Match Point

szymanowski-penalti

N

o soy un enamorado de Woody Allen pero he de reconocer que el filme protagonizado por Jonathan Rhys Meyers y Scartett Johansson me encanta. La suerte es algo que Asier Garitano siempre tiene muy presente, eso que no se puede trabajar y que te puede echar al traste todo lo elaborado durante la semana (o dos días, gracias al bendito calendario). No me explico como Alberto Martín, un jugador que en cuatro años podría contar con los dedos de una mano sus errores, sirviera ese balón a un Serantes que chocó con Rodrigo y que llevó el protagonismo a un Fernández Borbalán que buscó no meterse en problemas en vez de proteger al portero en un balón dividido con una plancha del hispano-brasileño de por medio. Cosas del fútbol.

Llegamos a la jugada del penalti. Alberto Martín enmienda su error luchando un balón, haciendo caer a Diego Alves en otro error absurdo, que derriba al centrocampista extremeño: se decreta la pena máxima. Szymanowski, que ya había marcado ante Albacete y Huesca la pasada campaña, tenía en sus botas el empate desde los once metros. Enfrente se encontraba una leyenda bajo los palos en estas lides que parada tras parada no hace otra cosa que rechazar la teoría de que de lotería o suerte los lanzamientos desde el punto de penalti tienen cada vez más de fábula que de ley universal. Balón ajustado al palo, manopla… y fuera… ¡qué mala suerte!

Después de las tres primeras visitas ligueras a nuestro estadio, seguramente concuerde con Asier Garitano y la amplia mayoría de aficionados pepineros en que este último partido es el que más opciones hemos tenido de ganar pero que por nuestros errores seguramente lo hayamos echado a perder. Errores puntuales en los que la suerte influye, y si no que lo digan al protagonista de Match Point, quien su suerte le hizo ganar un partido que tenía totalmente perdido. Tras la destitución de Pako Ayestarán, Voro va sobrada de la misma y de la quizás le haga falta al Leganés en su próximo partido en casa ante el Sevilla.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment