Open top menu

Ganancia de pescadores

w_900x700_01144119026

“¡Directiva dimisión!”, gritaban una treintena de aficionados a la salida de los máximos mandatarios del club rojiblanco de Los Cármenes. El verdadero problema del conjunto nazarí está en casa, y el Leganés aprovechó la desestabilidad general que atravesaba el Granada para lograr su tercera victoria vestido de verde. Es cierto que el partido fue más igualado de lo que a priori pueda dar a entender la frase anterior, pero fue el Lega quien controló ligeramente mejor la pelota y los espacios. Quien marcara primero se llevaría los tres puntos, y fue Szymanowski, no sin la ayuda de una endeble mano de Ochoa, quien lo consiguió en un contraataque cuando menos aire quedaba.

La victoria en Granada dejó otros nombres propios. Serantes quedó imbatido por tercer partido en esta Liga gracias también a una defensa en la que Medjani y Rico, los nuevos, cada vez se encuentran más a tono; Timor y sus precisos -y preciosos- cambios de juego; Rubén Pérez y su lucha constante para recuperar u oxigenar; ó Rober Ibáñez y sus primeros minutos con asistencia incluida.

Faltó quizá algo de ritmo -algo entedible por el achicharrante sol andaluz que asomaba a la una de la tarde-, pero no orden en los pepineros, que se llevaban los elogios de la prensa local con cada minuto que pasaba. “Están siendo inteligentes en su planteamiento”, “están ordenados y no dejan espacios sin cubrir”, o “Garitano sabe lo que hace”. Él mismo decía el viernes en rueda de prensa que “llevar más puntos fuera de casa es casualidad”. Lo sea o no, ¡son diez puntazos sin haber ganado aún en casa! ¿Qué sería del Lega si en vez de Atlético, Barcelona o Valencia, hubieran venido rivales de menor entidad? Quizá lo mismo, o quizá no. Lo único que importa es que el equipo no está echando en falta la ausencia de puntos en casa, que las sensaciones generales de esta plantilla, más allá de los resultados, son positivas. y que quedan muchos ríos en los que pescar. ¡A seguir remando!

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment