Open top menu

Yo estuve allí

img_1726

N

ací en Madrid allá por diciembre de 1991. Crecí en una familia en la que el fútbol era tratado como un programa de televisión más, sin fanatismos, sin la necesidad de comprar el AS o el Marca los domingos, sin la obligación de tener que visitar un estadio para satisfacer los caprichos de su hijo, sin regalo de camisetas cada temporada para evitar convertirlo en ‘tonto perdío’, más si cabe. Pero, sin querer, como ocurren estas cosas, me inculcaron la simpatía por el Real Madrid. El Leganés, cuando yo echaba a andar, estaba ascendiendo por primera vez a Segunda.

Crecí asimilando el fútbol como un buen elemento de ocio más y admirando por otro lado, no me preguntéis por qué, todo lo relacionado con el periodismo y la comunicación. Así que lo intenté, a la vez que estudiaba me permití algunas aventuras como ‘periodista’, que me terminaron llevando a cubrir al Rayo Vallecano con una web de información deportiva. En dos temporadas por Vallecas descubrí el encanto del pequeño. El de tener que perder diez partidos para ganar uno. Y saborearlo como nadie. Fue entonces cuando decidí volcar todos esos sentimientos en mi ciudad: Leganés. Desde entonces, salvando el abismo de la Tercera División con Víctor Fernández como entrenador y con la llegada de Pablo Alfaro, lo que era un seguimiento ocasional se convirtió en rutina. Y, como muchos sabréis, ‘Hora Blanquiazul’ primero, y el propio club después, extendieron el virus hasta el día a día.

Es posible que nada de esto os interese lo más mínimo, pero es lo que se me pasó por la cabeza en apenas cuatro segundos, lo que tardé en instalar mi trasero en el asiento del pupitre de prensa del Bernabéu la mañana de ayer y tirarme alguna foto que otra para el recuerdo. ¡Joder, no era un sueño!

Perdimos 3-0, pero no importa, porque ayer no se trataba de ganar, ni de perder. Se trataba de ver con nuestros propios ojos como este Leganés, y cada uno de los pepineros que formaban una masa blanquiazul en esa esquinita del Bernabéu, cada uno con su propia historia detrás, se había ganado el derecho a pisar ese escenario. El objetivo, como dijo Asier, es volver el año que viene. Y el siguiente, y el siguiente… Aunque lo bonito de esto es que el mismo que me hacía ver al Madrid por la televisión, también estuvo allí. Animando, claro, al Leganés.

4 Respuesta a los comentarios

  1. Avatar
    Noviembre 14, 2016

    Pues sí tu te emocionaste, yo que desde pequeño siempre fuí del legané,imaginate..jejeje. Buena crónica

    Responder

  2. Avatar
    Noviembre 09, 2016

    Jaime. a lo mejor ya lo sabes pero por si acaso, decirte que el próximo rival del Leganes, el Osasuna, ahora lo entrena un exjugador del Lega. A joaquín Caparros le sentaba muy bien la camiseta blanquiazul en el “Luis Rodriguez de Miguel” a mediados de los años 70 cuando todavía era muy joven.

    Responder

  3. Avatar
    Noviembre 07, 2016

    Lo que a ti te ha ido pasando le ha pasado de igual forma o similar a muchas personas seguidoras del Lega desde 1928 y otros, como el que escribe estas lineas, también se intereso por la historia del club. Por eso y por haber visto jugar al Real Madrid frente al Leganés quizás te interese saber que, a lo largo de los seis partidos que estos dos clubes se han enfrentado, el Lega le ha marcado al Real Madrid 12 goles.

    Responder

    • Avatar
      Noviembre 08, 2016

      Gracias como siempre por tus comentarios y por tus datos Josef!

      Responder

Leave a comment