Open top menu

Champagne llega a Europa en su plenitud deportiva

Nereo Champagne (Salto, 20 de enero de 1985) jugará en calidad de cedido lo que resta de temporada en el conjunto leganense por el Club Olimpo tasada en unos 150.000 €, que ha incluido una opción de compra de 950.000 €. Tras pasar toda su carrera en el fútbol argentino, esta será su primera experiencia en el extranjero.
Nereo Champagne con la camiseta de Club Olimpo. Foto: lanueva.com

Nereo Champagne con la camiseta de Club Olimpo. Foto: lanueva.com

Comenzó en los clubs de su ciudad de origen hasta que pasó al Club Sports Salto de donde fue captado por San Lorenzo de Almagro para sus categorías inferiores en 2001. Cuatro años después ya le llegó su gran oportunidad: la de ir con el combinado nacional sub 20 para disputar el Mundial. Allí coincidió con una generación irrepetible con jugadores de la talla de Agüero, Messi, Zabaleta o Lucas Biglia que se proclamaron campeones del torneo aunque nuestro protagonista estuviera siempre a la sombra del ex del Getafe Óscar Ustari.

Dos años más tarde se proclamaría campeón del Torneo Clausura en 2007, de la mano del ex seleccionador paraguayo Ramón Díaz, aunque no llegase tampoco a disputar ningún minuto. Tuvo que esperar un poco más para ganarse la oportunidad de debutar en Primera División argentina unos meses después en el Torneo Apertura del mismo año ante Gimnasia y Esgrima de Jujuy. No jugaría mucho más en los próximos años (unos tres partidos más) al estar a la sombra de Orion, Centeno y Migliore que le cerraron el paso en El Ciclón.

Cambió de categoría bajando un peldaño para salir cedido en el Apertura de 2010 a Ferro Carril Oeste. Con la camiseta verdolaga mostró sus verdaderas cualidades. Jugó prácticamente todos los partidos de la temporada (37) para dejar a Ferro en una cómoda séptima posición a la finalización del Clausura. Sus grandes actuaciones le valieron para volver a jugar con Los Cuervos.

En la lucha con Migliore por ocupar la portería azulgrana, de nuevo sus atajadas bajo los palos y la lesión de su competidor le abrieron las puertas de la titularidad. Esa temporada disputaría 16 encuentros que sin embargo no le sirvieron esta vez para restar en la entidad bonaerense. En julio de 2012 entró en el traspaso de varios jugadores entre su club (el portero Matías Ibáñez), San Lorenzo de Almagro y su nuevo destino el Club Olimpo, situado al sur del país en la localidad de Bahía Blanca.

A pesar de llegar a un equipo recién descendido de la máxima categoría del fútbol argentino no les costó demasiado retornar. Exactamente fue un año. En junio de 2013 ya estaban festejando en el avión que los llevaba a Buenos Aires el ascenso directo con tres partidos todavía por disputarse. Casualidades de la vida su debut en el Torneo Apertura de ese mismo año le llevó a emparejarse con su antiguo Club, San Lorenzo, que salió victorioso por dos goles a uno.

A partir de ahí se convirtió en una de las piezas claves del equipo aurinegro al que ayudó a mantener la categoría estas últimas temporadas y que vive azotado por la crisis del fútbol argentino que han forzado, en parte, su salida. Después de 158 partidos con el equipo de Bahía Blanca, Champagne pone rumbo a Europa dejando un legado muy difícil de superar por uno de los capitanes y referentes del equipo argentino.

Nereo Champagne es un arquero típicamente argentino, con buenos reflejos, juego aéreo y uno contra uno. Su estatura (1’90 m.) le convierten en un portero con muchas aptitudes en las salidas y en los centros laterles. Posee grandes reflejos para despejar o blocar el esférico. Trata en muchas ocasiones de ser el primer jugador en iniciar el ataque del equipo poniendo en marcha el balón para salida en contrataque. Otra de sus virtudes son los once metros. A lo largo de su carrera se ha ganado muchas medalles al detener penaltis a jugadores como Riquelme en La Bombonera o Maxi Rodríguez ex jugador del Atlético de Madrid y actualmente en Newell’s Old Boys. Pero sin duda tiene uno en su cabeza: fue ante Banfield en abril de 2013 cuando Club Olimpo se jugaba parte del ascenso. Atajó el penalti que fue celebrado como un gol. Una historia muy parecida a la ocurrida en Oviedo hace unos meses con uno de sus nuevos compañeros bajo los palos.

2 Respuesta a los comentarios

Leave a comment