Open top menu

En 5 claves: RCD Espanyol

¿Cómo se podría resumir la temporada del Espanyol con Quique a los mandos?

El mejor resumen podrían ser estas tres palabras: ilusión, tranquilidad y crecimiento. Ilusión, porque el Espanyol está volviendo a soñar con objetivos que llevaban demasiado tiempo en el cajón, como Europa. Y tranquilidad, por motivos obvios: el equipo en ningún momento ha tenido que echar cuentas sobre la permanencia, que por cierto ya es matemática, cuando hace solo un año era su única meta y sufrió por ella hasta el final. La tercera palabra, crecimiento, corresponde al proceso que desde el principio está llevando el Espanyol, un camino constante relacionado con un proyecto a tres años y que Quique bautizó como “el síndrome de la felicidad”.

Llegados al tramo final del campeonato los puestos para jugar en Europa están a su alcance, ¿qué puede pesar más para su obtención, la convicción de que se puede o los esfuerzos físicos que tenga que hacer el equipo?

Sin duda, la convicción. Físicamente, el conjunto ha llegado bastante bien a este tramo final porque se ha ido dosificando, no ha sufrido una gran carga de partidos (en cierta medida, debido a la prematura eliminación de la Copa del Rey por parte del Alcorcón) y las numerosas piezas nuevas que había se han ensamblando hasta alcanzar el mejor rendimiento en esta segunda vuelta. Las lesiones han sido, y están siendo, el único lastre en ese sentido. Pero la mentalidad resultará decisiva para no desfallecer en este tramo final.

La cantera ha dado un paso al frente y se ha convertido en una de las alegrías de la campaña, ¿qué futuro le espera a los Marc Roca, Melendo o Aarón Martín?

Todo apunta a que ellos tres, y también Marc Navarro, irán aumentando su participación en el primer equipo la próxima temporada, aunque en el caso de Aarón ya se ha convertido este curso en titular indiscutible. Todos contarán con ficha del primer equipo y en ellos tiene el cuerpo técnico depositadas bastantes esperanzas de futuro, por su calidad y ese factor diferencial que se busca en los ‘fichajes’. Quique ha recuperado, gracias en parte a la bonanza de esta temporada, ese espíritu de cantera que caracterizaba al Espanyol. De ellos mismos dependerá que sean gregarios o líderes del equipo con el paso del tiempo.

Dos meses sin ganar fuera de casa es el bagaje que traen los periquitos a Butarque, ¿son claves los tres puntos del domingo?

Desde luego que lo son, puesto que es el más rezagado de los candidatos para entrar en Europa y cualquier despiste, a falta de tan pocas jornadas, puede resultarle letal. El equipo está obligado a resetear su chip de los últimos meses, en que ha estado formidable en Cornellà y timorato a domicilio, ya que comenzando por el Leganés le esperan rivales a priori más asequibles fuera (visitará también a Sporting, Deportivo y Granada), que en casa, donde recibe a Atlético de Madrid, Barcelona y Valencia. Debe olvidar en Butarque el Espanyol esa mentalidad de visitante en la que la prioridad consistía en aguantar el 0-0 y asestar algún aguijonazo, para tomar la iniciativa.

#GrandiosasMinorias ha sido el lema utilizado para este partido calando en la afición españolista, ¿cómo se ve al conjunto pepinero desde seno periquito? ¿se espera un buen desplazamiento aprovechando el puente y la hora de partido?

Tanto el lema como los carteles diseñados por el Leganés han despertado aplausos entre los aficionados del Espanyol, y dentro del propio club perico. Esa complicidad entre clubes que, guardando las distancias, viven a la espalda del poder establecido, que son David contra Goliath, gusta mucho a los pericos, así que se ha producido cierta hermandad. En cuanto al desplazamiento, no sabría cuantificarlo, pero sí que habrá numerosos particulares que habrán viajado hasta Butarque, ya que al día y la hora se añade el hecho de que en Catalunya el lunes también es festivo: el día de la Mona, justo lo que no quiere pintar el Espanyol ante el Leganés.

*Agradecimientos a Iván Molero (@IvanMolero), periodista del Diario AS.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment