Open top menu

Cinco puntos más que hace un año

C

on la calculadora en la mano, y viendo los antecedentes del último lustro, uno de los titulares que deja el empate ante el Levante es que el Lega tiene la mitad del camino recorrido. La nada despreciable cifra de 21 puntos sin contar la visita del Real Madrid a Butarque, aplazada hace unos días por el Mundial de Clubes. A falta de dos jornadas para cerrar la primera vuelta -Real Sociedad en casa y Betis fuera- el equipo de Asier Garitano marca una proyección de 42 unidades, un registro que ha valido desde la temporada 2011/12 para sellar la permanencia. Por tanto, el punto obtenido en la capital del Turia es un punto mayúsculo.

No es para tanto, podrá pensar algún lector inconformista, pues el Levante era un rival de “su” Liga. Pero invito a leer entre líneas -que es algo muy saludable- porque el equipo llegó al Ciutat con siete bajas y acabó el partido con diez jugadores por la expulsión de Amrabat. Díganme entonces si no sabe a gloria ese empate sin goles. El nuevo año llegará con el desafío de seguir creciendo, por seguir mejorando fuera de casa, pero sin desesperarse por “no ganar durante seis u ocho partidos”. Ya lo dije el jefe de Bergara, que atisbaba lo que venía y prefirió sacar la venda en vistas de la previsible herida.

Esta temporada ganas dos domingos y te metes en Europa y los pierdes y te empiezas a poner nervioso. No hay un ‘Osasuna’ o un ‘Granada’ que hayan dilapidado sus opciones antes de tiempo. Por ahí pasa el principal reto pepinero, por seguir manteniendo esa distancia con los tres de abajo, sin olvidar que lo que tenga que venir, vendrá, como consecuencia del trabajo y del ideario garitanista, tal y como ocurrió en 2014, 2016 y el pasado mes de mayo en San Mamés.

De nada valdrán los números si no sigue existiendo esa solidaridad defensiva que destacan todos los comentaristas. Del esfuerzo magnánimo de Javier Eraso, omnipresente en cualquier parte del campo y en cualquier minuto, del acierto de Rubén Pérez, el oxígeno de este Lega -en Valencia un tercio de los pases correctos del equipo fueron suyos- y del codo con codo de Claudio Beauvue o Gabriel en la disputa, de El Zhar ayudando al gran Zaldua, y de un Gerard Gumbau que estuvo muy entonado el pasado martes. Por ahí ha pasado la clave de un Lega que no solo tiene cinco puntos más que en 2016, sino que ha encajado 17 goles menos. Al Lega le ha sentado muy bien este año, pero tiene pinta de que el que está por venir, le va a sentar aún mejor.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment