trusted tablets online pharmacy
Open top menu

Ver la vida pasar

N

o se engañó a nadie. El objetivo era, es y será salvar la categoría. A falta de diez jornadas el Leganés está virtualmente salvado si no se da una debacle pepinera y una resurrección de los tres de abajo histórica. Trece puntos más el gol average ganado a Las Palmas con 30 por jugarse parece ser una buena brecha de aquí a mayo. Una vez que se haga matemática y que sea imposible que nos vayamos por la vía deportiva a Segunda División comenzará otra liga. Asentar los cimientos con la continuidad de Asier Garitano o un proyecto nuevo para comenzar a preparar la tercera temporada en la élite desde la remodelación del estadio hasta una plantilla que de un salto de calidad a esta.

Mientras tanto pasarán las jornadas y se competirá, eso viene en el ADN del equipo, pero pueden pasar cosas como las de ayer. No se puede salir sin intensidad ante un equipo que era un mar de dudas. Que dos centros laterales en los primeros veinte minutos te manden a la lona y te pases el resto del combate esperando conectar algún golpe e hiciese que le volvieran a temblar las pantorrilas a los leones.

No pasó y fue en parte porque fuera de casa el Leganés lleva cinco partidos sin marcar y su llegada al área rival no produce demasiado pánico entre las defensas rivales. En todo lo demás es un equipo a la altura de lo que se le exige. Ganó en posesión, en tiros fuera y dentro del área, en paradas, en saques de esquina, en pases, en pases precisos, en fueras de juego, faltas, tarjetas y duelos ganados.

Pero las áreas mandan. No se pueden justificar dos errores incomprensibles de Cuéllar en el primer gol y de Rubén Pérez en el segundo y que Beauvue, Amrabat, Darko o El Zhar manden al limbo las suyas. Ahí el Leganés está siendo un espejismo de lo que venía siendo estos años: un equipo solvente atrás y eficaz arriba. Mientras el equipo no demuestre la ambición que lo llevó en enero a ilusionar a su afición el día a día en Leganés será entrenar, jugar y si no se gana, no pasa nada, son tres meses de ver la vida pasar. Y en mi caso, después de años de frenetismo cardiovascular, hasta lo agradezco. No todos piensan igual.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.